Origen del aceite Cornicabra: cosecha, elaboración y producto final

Origen del aceite de oliva Cornicabra

Hace ya 1.300 años, los árabes escogieron los Montes de Toledo como ubicación privilegiada para el cultivo de la oliva. Hasta nuestros días han trascurrido trece siglos de elaboración de uno de los mejores aceites del mundo, el conocido desde la antigüedad en toda Europa como “aceite tipo Toledo”, ya que el origen del aceite de oliva Cornicabra se encontraba en esta región.

Olivar de origen del aceite cornicabra

La climatología de la zona, caracterizada por un acentuado contraste entre inviernos extremadamente fríos y veranos muy cálidos, garantiza las condiciones que permiten la obtención de un fruto de extraordinaria calidad. Los esfuerzos a que se ve obligado el árbol por las características de sequedad y pendiente del terreno, son paradógicamente, los que garantizan la obtención de un fruto excelente.

Junto a clima y suelo, un tercer elemento es clave para lograr la marcada personalidad del aceite “tipo Toledo”. Se trata de una variedad de aceituna bautizada como Cornicabra por los olivareros, ya que es alargada y termina en un pico similar al cuerno de una cabra.

Estos olivos llegan a ser milenarios, pero es entre los 30 y los 150 años cuando nos brindan sus mejores cosechas. La mayoría de los que jalonan nuestros campos son centenarios, y aunque no producen una cantidad elevada de fruto, cada aceituna es una joya.

 

Cosecha

En Cornicabra®, respetamos al máximo la tradición sin renunciar a la modernidad. Para garantizar que el fruto se recoge en el momento óptimo y que no sufre ningún daño durante este proceso, utilizamos modernos sistemas mecánicos de vibración de rama, lo que garantiza el desprendimiento del fruto de forma casi natural y el máximo cuidado para cada árbol. El vareo tradicional, es el complemento perfecto para asegurar que ningún fruto listo para la elaboración de nuestros aceites permanece en la rama.

En Cornicabra®, sólo utilizamos para la elaboración de nuestras dos variedades de aceite de oliva virgen extra (Selección y Ecológico), los frutos que han permanecido en rama sin sufrir ningún daño hasta el momento de la recolección.

Una vez recogidas, las aceitunas son transportadas con verdadero mimo desde nuestros campos a la almazara, a donde sólo llegan olivas frescas y sanas, que han sido recogidas en el momento adecuado.

Elaboración

En Cornicabra®, cuidamos especialmente de que los frutos lleguen desde la rama a la almazara en el menor tiempo posible, y que sean procesados -siempre a bajas temperaturas- de forma inmediata. La experiencia acumulada durante siglos de elaboración nos ha enseñado que durante este proceso, estas son las claves para que el fruto mantenga intactas sus características y obtener así el mejor aceite de oliva virgen extra.

Producto final

Una vez extraído el zumo de oliva, éste se conduce a higiénicos depósitos de acero inoxidable, donde permanece hasta el momento de embotellado, etiquetado y su distribución desde el lugar de origen del aceite Cornicabra.

El aceite de oliva virgen extra es la única grasa vegetal del mundo que no necesita un proceso químico para ser extraída.Es puro zumo, nada más que zumo de oliva.

 Sirviendo aceite de oliva virgen extra Cornicabra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest