maridaje del queso

Maridar consiste en combinar aromas, sabores y texturas de manera adecuada. Esto es algo que hacemos desde años atrás en la Dieta Mediterránea combinando vino o aceite con otros alimentos como queso, fruta, verdura y pescados.

El objetivo del maridaje es combinar alimentos y bebidas para alcanzar un equilibrio y armonía entre ambos. Esta combinación no es fácil de conseguir porque hay infinitas posibilidades y cada paladar es distinto. Lo que recomendamos es ir probando distintas combinaciones hasta dar con la que mejor se adapta a nuestro paladar.

En este caso vamos a hablar del maridaje del queso respecto al vino. Es verdad que existen una serie de pautas fijadas en cuanto a cuál es el vino más adecuado, pero esto no es una norma exacta, al fin y al cabo la combinación perfecta reside en los gustos de cada uno.

Posibles maridajes

  • Vino blanco afrutado:
    Quesos de vaca o cabra, de pasta blanda y corteza lavada.
    Quesos de vaca o cabra, de pasta blanda y corteza enmohecida.
  • Vino blanco seco en madera:
    Quesos curados de vaca con leche cruda.
    Quesos semicurados de oveja (queso manchego).
    Queso afinado de cabra con leche cruda.
  • Vino blanco seco y vino rosado:
    Quesos tiernos, de vaca o cabra y si es mezcla con predominio de la leche vaca, textura blanda o semiblanda.
  • Vino blanco fermentado en barrica o tinto de crianza:
    Quesos curados de cabra.
    Quesos muy curados de oveja o vaca.
    Tortas maduras.
    Quesos fermentados.
  • Vino tinto de reserva:
    Queso muy curado de oveja y cabra, hecho con leche cruda.
    Queso azul poco maduro.
    Queso fermentado fuerte.

El vino no es la única bebida que marida bien con el queso, un buen vermut artesano con toques de dulce y amargo puede ser perfecto para quesos curados y añejos.

En caso de duda es importante tener en cuenta que cuando ambos productos (queso y vino) son de la misma región, es probable que casen.

En último lugar queremos aclarar…

Para disfrutar de un buen maridaje no es necesario ser un experto en degustación, catador o crítico gastronómico. Simplemente se debe: experimentar probando distintas combinaciones y concentrase en percibir los sabores de ambos productos y la armonía de dicha combinación. Para degustar una tabla de distintos quesos lo ideal es encontrar un vino que armonice con la mayoría de ellos, de esta forma se aprecia la diferencia entre quesos sin que su sabor se vea modificado por el tipo de vino. Pero volvemos a insistir en que al final todo es cuestión de gustos personales.

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Te animas a ser todo un experto en el maridaje de quesos? ¡Déjanos tu comentario!

Newsletter Cornicabra

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies