Semicurado, curado

En la antigua Roma el queso se consumía a diario y su proceso de elaboración era muy semejante al utilizado hoy en día en los quesos artesanales. La Naturalis Historia de Plinio el Viejo habla sobre la variedad de quesos consumidos por los romanos, entre los que destacaban los quesos Galos y los procedentes de los Alpes y Apeninos.

Roma consiguió extender las técnicas de producción de queso a gran parte de Europa y a partir de ese momento cada región fue desarrollando su propia tradición para la elaboración del queso. Francia e Italia fueron los países que más tipos de queso desarrollaron, de ahí que actualmente cuenten con -aproximadamente- 400 tipos de queso cada uno.

En función de la curación se pueden distinguir los quesos de la siguiente manera:

  • Queso fresco: es el más blando porque no está curado, por tanto contiene más agua y menor cantidad de grasa y se estropea más fácilmente que los quesos curados.
  • Queso tierno: aquel que se cura por muy poco tiempo, normalmente entre 15 y 30 días.
  • Queso semicurado: se cura de 2 a 3 meses, también contiene agua aunque en menor proporción que los anteriores.
  • Queso curado: la maduración es entre 4 y 7 meses, predomina su fuerte sabor.
  • Queso viejo o añejo: su proceso de maduración es superior a 7 meses, tiene la corteza más rígida y un sabor más intenso.

Todos ellos están riquísimos y cada uno es adecuado para un momento, pero además son muy beneficiosos para la salud. Nos vamos a centrar principalmente en las propiedades de los que están más extendidos en España:

 

Semicurado, Curado y Añejo

  • Contienen una elevada cantidad de proteínas -que ayudan al desarrollo muscular- y por tanto son muy recomendados durante el embarazo, la infancia y la adolescencia.
  • Por su gran aportación de calcio, es un alimento muy bueno para los huesos y por tanto, prácticamente imprescindible en embarazo y casos de osteoporosis. Además, también contiene fósforo, que ayuda a preservar el estado de los huesos y dientes y mejora la funciones biológicas del cerebro.
  • Contiene yodo, que regula el nivel de energía y el correcto funcionamiento de las células.
  • El zync ayuda a la asimilación y almacenamiento de insulina, a metabolizar las proteínas y fortalece el sistema inmunitario.
  • Al ser un alimento fermentado, ayuda a regular la flora intestinal.

 

Ahora -además de su increíble sabor- ya conoces los beneficios del queso para la salud. ¡Consume queso artesano de calidad!

Newsletter Cornicabra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies